TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Cientos de migrantes cubanos, africanos, haitianos y centroamericanos montaron sus campamentos afuera de la Estación Migratoria Siglo XXI, de Tapachula, para exigir su regularización en México.

En tanto, este mismo lunes el Instituto Nacional de Migración (INM) inició el proceso para atender a unos 2 mil 500 albergados en Mapastepec, Chiapas. 

Y la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) región Costa-Socosnusco exigió al presidente Andrés Manuel López Obrador cancelar las visas humanitarias a todo migrante y retirarse del Pacto Global de Migración firmado en diciembre del año pasado, con el argumento de que primero se debe resolver la situación de los mexicanos. 

Al iniciar el registro en Mapastepec, el INM precisó que priorizará a mujeres, niñas, niños y adultos mayores de 65 años, a quienes se extenderá una Tarjeta de Visitante por Razones Humanitarias (TVRH). 

Además, se ha ofrecido transporte terrestre y aéreo a los migrantes que deseen retornar a Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Cuba y Haití.

Mientras tanto, en Tapachula cientos de migrantes africanos, cubanos, haitianos y centroamericanos cumplieron cinco días de protesta, y luego de marchar por algunas calles instalaron sus casas de campaña afuera de la Estación Migratoria Siglo XXI, para exigir que se abran esas oficinas y se agilicen los trámites.

Las oficinas de regulación migratoria fueron cerradas desde hace 15 días por el INM. 

“Lo que se está viviendo en Mapastepec es un engaño, ya están las personas aseguradas (…), ¿y qué es lo que va a suceder con el resto de los jóvenes? Hablan de que les van a facilitar, a quienes quieran regresar, medios de transporte aéreo y terrestre, cuando se entiende que definitivamente con ellos habrá una deportación”, dijo el padre Ramón Verdugo, activista defensor de los derechos de los migrantes. 

Pero no todos apoyan a los migrantes. Por ejemplo, los líderes de la Coparmex, Costa-Soconusco, rechazan su presencia en esta región del país.