Súmate Chiapas

AMLO defiende a Gómez Urrutia en el caso de Pasta de Conchos: fue víctima de persecución, asegura

Scroll down to content

Sin mencionar su nombre, Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, dijo que el líder del sindicato de mineros [Napoleón Gómez Urrutia] sufrió persecución por el caso Pasta de Conchos, ocurrido el 19 de febrero de 2006, lo que provocó su exilio por más de 12 años en Estados Unidos y Canadá.

“Hubo una confrontación fuertísima entre la empresa [Grupo México, propiedad del empresario Germán Larrea Mota Velasco] y los dirigentes del sindicato. Al grado de que el dirigente [Gómez Urrutia] se tuvo que ir al exilio 12 años. Es indudable que hay una confrontación para que se vaya un dirigente 12 años al exilio por persecución. Ahora regresa el dirigente. Creamos en su momentos las condiciones para que regresara”, sostuvo durante su conferencia de prensa matutina.

Gómez Urrutia es actual Senador de la República por el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que llevó a López Obrador a la Presidencia y Secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana Y también preside la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT).

Luego de la la explosión en la mina 8 de Pasta de Conchos, el 19 de febrero de 2006 que dejó 65 muertos, el líder sindical se fue a Canadá con su familia. Napoleón Gómez Urrutia argumentó siempre que era un perseguido político por acusar a Grupo México y a Germán Larrea, así como al Gobierno mexicano –entonces presidido por Vicente Fox Quesada– de omisiones antes y después de la explosión.

En 2014, la policía Internacional Criminal (Interpol, por sus siglas en inglés) emitió una ficha roja contra Gómez Urrutia por fraude de 55 millones de dólares contra trabajadores. Ese mismo año, el abogado del líder sindicalista confirmó que el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Penal cancelaba la última orden de aprehensión vigente.

También en 2014, AMLO, entonces precandidato a la Presidencia por la coalición “Juntos Haremos Historia”, se comprometió a que, de ganar la elección federal, generaría las condiciones para que Gómez Urrutia regresara de su exilio en Canadá; “porque lo han perseguido, porque no se sometió a los dictados del Gobierno y otros que se sienten dueños de México”, dijo entonces el político tabasqueño.

Este martes, desde Palacio Nacional, el Primer Mandatario mexicano afirmó que en el caso Pasta de Conchos lo más importante actualmente es el rescate de los cuerpos de los mineros, así como la construcción de un comité integrado por el Gobierno y familiares de las víctimas para dicho fin.

“Lo que más nos importa es el rescate de los cuerpos. Nada de lo humano me es ajeno. Hicimos ese compromiso, se va a cumplir. Queremos constituir un comité que no tenga que ver con la empresa ni con el sindicato. Nada más con el Gobierno y los familiares. Si tienen información la empresa y el sindicato, puede darla. Pero el rescate lo hacemos nosotros. Ya dije que voy a hablar con los Gobiernos de Estados Unidos, china y Alemania porque son los países que tienen más avances tecnológicos en cuanto a minas y si se requiere, vamos a pedir su ayuda. Vamos a crear un buen equipo”, confió. Asimismo, dijo, apostará a la reconciliación entre la empresa y los dirigentes del sindicato, ya que en ese momento la tensión era tal que el dirigente se tuvo que ir al exilio 12 años.

“Es cosa de conciliar, de llegar a acuerdo. Y lo tercero es lo legal. Si hay denuncias, hay que darles curso. Es buscar la reconciliación sin obstruir el trabajo que tienen que hacer las autoridades judiciales. No establecemos nosotros con nadie relaciones de complicidad. No es que alguien ‘guarde expedientes’, ‘saque expedientes’, ‘preséntalo’. Eso se acabó. No voy a ser tapadera de nadie y al mismo tiempo no voy a perseguir a nadie, a inventar delitos, a fabricar delitos a nadie”, aseveró AMLO.

El desastre minero de Pasta de Conchos ocurrió el 19 de febrero de 2006 en una mina de la región carbonífera de Coahuila, que está integrada por los municipios Juárez, Múzquiz, Progreso, Sabinas y San Juan de Sabinas.

Esa mina era operada por Grupo México, la compañía minera más grande del país y de la que es dueño Germán Larrea Mota Velasco, el segundo hombres más rico de México. Ahí murieron 65 mineros, pero sólo dos cuerpos pudieron ser recuperados. El panista Vicente Fox Quesada era entonces el Presidente de México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: