Súmate Chiapas

Lozoya fue intocable la mitad del sexenio de EPN. Mientras, 12 países perseguían hasta ex presidentes

Scroll down to content

En los últimos tres años, funcionarios públicos e incluso presidentes de 12 países –10 de estos latinoamericanos– se sumieron en un mar de acusaciones, arrestos e incluso suicidios derivados de los pagos de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, y su filial petroquímica Braskem, en una de las redes más grande de sobornos que se hayan desplegado en las últimas décadas.

Los sobornos involucran a gobiernos y particulares en Brasil, Argentina, Colombia, República Dominicana, Ecuador, Guatemala, Panamá, Perú, México y Venezuela, además de Angola y Mozambique.

En América Latina, Venezuela no ha tocado un pelo al caso, mientras que México tuvo que esperar tres años para retomar las investigaciones, luego de que el Gobierno del priista Enrique Peña Nieto, desde la Procuraduría General de la República (PGR), frenó cualquier intento de indagatoria y protegió la probable participación de antiguos directivos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en una red no sólo de sobornos, también de cohechos y malversaciones.

La historia de Odebrecht en México comenzó en 2005 y concluyó en 2017. En este periodo, Pemex les avaló decenas de convenios por miles de millones de dólares, pese a que en 2016 brotaron las acusaciones de corrupción en contra de ese conglomerado brasileño por sobornar a funcionarios públicos en diversas naciones de América Latina.

Ayer, sin embargo, las órdenes de aprehensión giradas por la nueva Fiscalía General de la República (FGR) sobre Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos en el sexenio de Peña Nieto, y del empresario Alonso Ancira Elizondo, presidente de Altos Hornos de México (AHMSA), pusieron fin a casi tres años de limbo.

“Hay una responsabilidad muy clara de Santiago Nieto, que es el hombre clave en materia de combate a la corrupción del gabinete [de AMLO]. La Unidad de Inteligencia Financiera [de la SHCP] está funcionando bien […] y el hecho de que se haya hecho una investigación sólida sobre el caso de Lozoya se debe a que Santiago Nieto está actuando y que tiene independencia para actuar”, explicó a SinEmbargo Enrique Toussaint, analista político de la Universidad de Guadalajara.

Para Toussaint, este un primer paso al que la nueva administración deberá de dar seguimiento. “Lozoya es nada más una pieza de toda una trama que armó el PRI y que armó Peña Nieto para financiar la campaña de 2012. Lo que tenemos que saber los mexicanos es qué pasó allí, cómo se fraguó, quién estaba atrás [de Lozoya] y de la red de corrupción para financiar campañas”.

Lozoya Austin fue señalado desde diciembre de 2017 como protagonista central de la trama de corrupción en el caso Odebrecht.

En diciembre de ese año, Luis Alberto de Meneses Weyll, ex director en México de Odebrecht, afirmó haber sobornado con 4 millones de dólares a Lozoya, cuando este era el coordinador del Vinculación Internacional de la campaña presidencial del mexiquense Peña Nieto. “Le dije que estaríamos dispuestos a contribuir (…) para reconocer, digamos, la atención que nos había dedicado en los últimos años”, narró De Meneses Weyll.

Además, diversos directivos de Odebrecht confesaron ante la justicia estadounidense el pago de 10.5 millones de dólares en sobornos –a cambio de contratos millonarios– a funcionarios de Petróleos Mexicanos, incluido Lozoya, en un periodo comprendido entre 2010 y 2014.

En agosto de 2018 la organización Quinto Elemento Lab publicó los vínculos de Altos Hornos en la trama de corrupción de Odebrecht. Se trataba de una empresa creada para ocultar sobornos y que fue utilizada para transacciones por 3.7 millones de dólares de la acerera y para pagos ilegales a Zecapan, firma ligada a Emilio Lozoya.

Ignacio Rodríguez Reyna, periodista independiente y autor de la investigación, dijo que hay muchos elementos que están conectados y que describen la relación de Lozoya y AHMSA.

“Hay que poner atención a dos cosas: la compra que hizo Pemex , siendo Emilio Lozoya el director, y de la empresa Agro Nitrogenados, que era una planta de fertilizantes completamente chatarra que le adquirió a Altos Hornos de México”, explicó en entrevista. “Se le debe poner atención porque se compró en condiciones muy desvetajosas para el Estado, que perdió mil 800 millones de pesos, se compró con sobrecosto de 95 millones de dólares. Eso es una compra irregular porque hubo avalúos que decían que la planta valía mucho menos, pero se insistió en la compra y se logró”.

Información de Sin Embargo mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: